medicos-generales-colombianos-medicina-eventos-informacion-enfermedades-datos-medicos-pacientes

Enfermedades

Enfermedades2018-09-17T22:21:31+00:00

EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o EPOC, como será llamada en esta guía, es una enfermedad compleja, prevenible y tratable.

La característica más importante de la EPOC es que durante la respiración, al sacar el aire, este no sale completamente y cada vez se va haciendo más difícil expulsar el aire de los pulmones.

Al mismo tiempo, la EPOC se caracteriza por una inflamación de las vías respiratorias; así pues, las vías por donde pasa el aire se cierran un poco y hacen más difícil expulsarlo; además, se inflaman. Esta combinación de obstrucción e inflamación es lo que produce los síntomas de la enfermedad.

Entre los síntomas más comunes de la EPOC están la tos, las sibilancias (se escucha como si el pecho silbara durante la respiración), la producción de flemas y el ahogo, que puede ir aumentando hasta limitar la capacidad de desarrollar las actividades del día a día. No todos los pacientes presentan a un mismo tiempo todos los síntomas para que se declare la EPOC; a veces, durante las etapas iniciales de la enfermedad, los síntomas son pocos, e, incluso, puede no presentarse el ahogo, que es el principal síntoma de alerta y el que más motiva a consultar al médico.

La EPOC puede comprometer la capacidad de hacer ejercicio, hacer que se pierda peso y que se tenga menos apetito, además de disminuir la capacidad de realizar las actividades de la vida diaria, y todo ello, en ocasiones, se relaciona con síntomas depresivos y de ansiedad, así como de disminución de la calidad de vida.

Existe una serie de actividades o de factores que ponen a las personas en un nivel de riesgo un poco mayor que quienes no se exponen a dichos factores. Sería ideal dejar de exponerse a tales factores, para disminuir la probabilidad de tener la EPOC. Los más importantes son:

1. El hecho de fumar o de haber fumado alguna vez en la vida más de 20 cigarrillos diarios por 10 años o más.

2. Hallarse expuesto a menudo al humo de cigarrillo de otras personas, en el hogar o en el sitio de trabajo.

3. Tener exposición al humo de la leña o del carbón durante más de 10 años.

4. Tener un trabajo donde hay exposición repetida a polvos, gases o humos.

Más información

Diabetes

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o EPOC, como será llamada en esta guía, es una enfermedad compleja, prevenible y tratable.

La característica más importante de la EPOC es que durante la respiración, al sacar el aire, este no sale completamente y cada vez se va haciendo más difícil expulsar el aire de los pulmones.

Al mismo tiempo, la EPOC se caracteriza por una inflamación de las vías respiratorias; así pues, las vías por donde pasa el aire se cierran un poco y hacen más difícil expulsarlo; además, se inflaman. Esta combinación de obstrucción e inflamación es lo que produce los síntomas de la enfermedad.

Hay factores ambientales (externos) que interactúan para que algunas personas genéticamente susceptibles (internos) desencadenen la destrucción de las células Beta; estas células son las productoras de la insulina en el páncreas. Algunos de los factores que se han identificado son:

• Familiares de primer grado con diabetes mellitus tipo 1 (DM1).

• Asociación con una enfermedad causada por el sistema inmunitario, que ataca las células del propio organismo. En este caso, el sistema inmunitario se convierte en el agresor y ataca partes del cuerpo.

• Grupos de edades en los cuales se presenta con mayor frecuencia: de los 4 a los 6 años y de los 10 a los 14 años.

Se puede diagnosticar por la presencia de uno o varios síntomas de diabetes y mediante análisis de la sangre (exámenes de laboratorio). Cualquiera de los siguientes exámenes en sangre (los cuales son solicitados por su médico) hace el diagnóstico de diabetes mellitus:

• Hemoglobina glucosilada ≥ 6,5 %.

• Glucemia plasmática en ayunas 1 ≥ 126 mg/dl.

• Glucemia plasmática dos horas después del test de tolerancia oral a la glucosa (con 75 gramos de glucosa) ≥ 200 mg/dl.

• Glucemia plasmática ≥ 200 mg/dl en pacientes con síntomas clásicos de hiperglucemia o crisis de hiperglucemia.

Más información

Hipertensión

L a presión arterial es la medida de la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias a medida que el corazón palpita. Esta fuerza varía durante todo el día, dependiendo de la actividad física, el efecto de algunos alimentos, de medicamentos que esté consumiendo, entre otros. Las mediciones de la presión arterial se expresan con dos valores, un número mayor, denominado presión arterial sistólica y un número menor, la presión arterial diastólica. Normalmente se escriben ambos números, separados por el signo “/”. La unidad de medida de la presión arterial es milímetros de mercurio (se abrevia mmHg). Por ejemplo: 120/80 mmHg.

Se puede diagnosticar por la presencia de uno o varios síntomas de diabetes y mediante análisis de la sangre (exámenes de laboratorio). Cualquiera de los siguientes exámenes en sangre (los cuales son solicitados por su médico) hace el diagnóstico de diabetes mellitus:

• Hemoglobina glucosilada ≥ 6,5 %.

• Glucemia plasmática en ayunas 1 ≥ 126 mg/dl.

• Glucemia plasmática dos horas después del test de tolerancia oral a la glucosa (con 75 gramos de glucosa) ≥ 200 mg/dl.

• Glucemia plasmática ≥ 200 mg/dl en pacientes con síntomas clásicos de hiperglucemia o crisis de hiperglucemia.

Más información

Asma

El asma es una enfermedad que afecta las vías respiratorias de su hijo (los pequeños tubos que llevan el aire dentro y fuera de los pulmones), inflamándolas y obstruyendo el paso del aire. El asma puede comenzar a cualquier edad y hay muchas causas diferentes.

Usted tendrá que ver al médico para averiguar si su hijo tiene asma. Por desgracia, el asma puede ser difícil de diagnosticar, especialmente en niños pequeños. Su hijo no puede tener síntomas al ver a su médico, pero pueden presentar síntomas en otras ocasiones (tos, sibilancias, dificultad respiratoria o dolor en el pecho), síntomas ante los que usted debe estar muy atento para reportar en la consultamedica. Allí el médico de su niño podría preguntarle:

  • ¿Cuáles son los síntomas respiratorios que está teniendo su niño?
  • ¿Con qué frecuencia y cuándo llegan estos síntomas?
  • ¿Cuándo empeoran los síntomas? (Por la noche, temprano en la mañana o ambos)
  • ¿Aparecen síntomas durante o después de hacer ejercicio o jugar?
  • ¿Quépiensa que desencadena síntomas de asma en su hijo?
  • ¿El niño sólo tiene síntomas del asma cuando tiene un resfriado o aparecen en otras ocasiones?
  • ¿Qué tanto le afectan estos síntomas su vida cotidiana o la de la familia, impide su asistencia a la escuela o su participación en actividades físicas?
Más información

Recién nacido sano

Más información

Anomalías congénitas en el reciento nacido

Más información

Recién nacido permaturo

Más información

Recién nacido con trastorno respiratorio

Cuando el recién nacido respira por primera vez, el aire entra a los pulmones y distiende o infla los alvéolos pulmonares, que son unas pequeñas bolsas, de paredes delgadas, que almacenan el aire que el niño respira y que permiten que el oxígeno pase a la a sangre y de ahí a todas las partes del cuerpo. Cuando el niño exhala, el aire escapa de los alvéolos, pero estos no se desinflan completamente; queda un pequeño volumen de aire (que los médicos denominan volumen pulmonar residual). Al estar parcialmente inflados, la entrada de aire en las siguientes respiraciones es mas fácil y el niño no tiene que hacer grandes esfuerzos para respirar. El pulmón maduro produce una sustancia llamada tensioactivo o surfactante que ayuda a que mantener ese volumen pulmonar residual.

Más información

Recién nacido: Sepsis neonatal temprana

Sepsis Neonatal es una infección de la sangre que ocurre en el recién nacido durante el primer mes de vida. La infección toma diferentes nombres de acuerdo al órgano del cuerpo que mayor se ve afectado, por ejemplo la neumonía donde se ven afectados los pulmones o la meningitis donde se ven afectadas las meninges (las membranas que recubren el cerebro), son cuadros clínicas consistentes con sepsis. La infección puede ser de aparición temprana si ocurre dentro de los primeros tres días de vida o puede ser de aparición tardía si aparece después del tercer día de vida. La sepsis neonatal temprana se presenta con mayor frecuencia dentro de las 24 horas después del nacimiento. El recién nacido puede contraer la infección de la madre antes del parto, o infectarse durante o inmediatamente después del parto. Existen factores que aumentan el riesgo de infección en un recién nacido, por ejemplo infección en la madre durante el embarazo con una bacteria llamada estreptococo del grupo B, parto prematuro, ruptura de la fuente que dura más de 18 horas antes del nacimiento, infección de los tejidos de la placenta y del líquido amniótico (corioamnionitis).

Más información

Recién nacido con asfixia perinatal

La asfxia es la falta de oxígeno que puede sufrir su bebé al momento de nacer y que puede afectar todos sus ór- ganos. Puede ocurrir dentro del útero (antes del nacimiento) o en el momento del parto.

Más información

Enfermedad diarreica aguda en niños menores de 5 años

La diarrea es una enfermedad que afecta frecuentemente a los niños de cualquier edad, pero el mayor riesgo se concentra en los menores de cinco años. Si no se trata adecuadamente el niño está en peligro de muerte. La diarrea es el aumento en la frecuencia habitual de las deposiciones acompañada de disminución en la consistencia, siendo líquidas o semilíquidas. Los niños recién nacidos y durante los primeros 3 meses, en ocasiones tienen deposiciones completamente líquidas y eso es lo normal para ellos, siempre y cuando no haya fiebre y se afecte su apetito.

La diarrea es producida por virus, bacterias, parásitos y hongos. Los virus y entre ellos el rotavirus son la primera causa de diarrea aguda en los niños menores de 5 años. Casi nunca es posible identificar estos microorganismos en las heces, por ello es importante saber que el examen de materia fecal conocido como coprológico, coproscópico o coprocultivo no se recomienda de rutina para los niños con diarrea; el médico los ordenará en los casos en los que lo considere necesario.

Más información

Leucemia linfoide aguda y mieloide aguda en niños, niñas y adolescentes

La leucemia es el nombre que recibe el cáncer en la sangre. Es el tipo de cáncer más común en niños, niñas y adolescentes de 0 a 18 años. Las leucemias se desarrollan en la médula ósea cuando las células que nacen allí empiezan a dividirse y a multiplicarse de una forma rápida y sin control; estas nuevas células son anormales, y por lo general tienen una forma o tamaño diferente. La multiplicación y el crecimiento rápido y descontrolado de las células anormales hacen que en poco tiempo el cuerpo esté invadido por estas células.

Leucemia Linfoide Aguda – LLA:

• Es el tipo de cáncer que más se presenta en niños, niñas y adolescentes menores de 18 años.

• Se origina en los glóbulos blancos llamados linfocitos, en este tipo de leucemia los pacientes pueden presentar: palidez, cansancio, sangrados, crecimiento de los ganglios, el hígado, el bazo, dolores en los huesos y las articulaciones.

Leucemia Mieloide Aguda – LMA:

• En este tipo de leucemias las células que se multiplican anormalmente originan otras células que se llaman Granulocitos, Monocitos, o, Glóbulos Rojos y Plaquetas. Los síntomas más comunes son: fiebre, cansancio, palidez y sangrados, se diferencia de la Leucemia Linfoide Aguda porque es menos frecuente que los ganglios, el hígado o el bazo se agranden y porque por lo general no se siente dolor en los huesos.

Por lo general, los diferentes tipos de leucemia se identifican porque los pacientes o los familiares notan alguno de los siguientes síntomas:

• Fatiga o cansancio extremo

• Palidez o color amarillento en la cara y el cuerpo

• Fiebre mayor a 38° centígrados

• Sangrados excesivos por la nariz o boca (en las encías)

• Dolor en el cuerpo o en alguna de las articulaciones (lugar donde se unen dos huesos del cuerpo)

• Sudoración excesiva

• Hematomas o morados en la piel.

Más información

Linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin en niños, niñas y adolescentes

Los linfomas son tipos de cáncer que se presentan en el sistema linfático o sistema de defensa del cuerpo. Se caracterizan porque las defensas de este sistema se debilitan y no funcionan adecuadamente, lo cual genera que el cuerpo no se pueda proteger de infecciones y enemigos del ambiente.

Linfoma Hodgkin – LH:

• Es poco común en menores de 5 años. Es más frecuente en adolescentes de sexo masculino. Se origina usualmente en los ganglios linfáticos, los cuales se pueden agrandar o inflamar en el cuello y en el tórax o parte cercana a las costillas, pero puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo; este tipo de linfoma se puede acompañar de fiebre, sudoración excesiva en la noche y pérdida de peso.

Linfoma No Hodgkin – LNH:

• Es más frecuente en el sexo masculino. Se puede originar en cualquier órgano del sistema linfático, por lo que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, su crecimiento suele ser muy rápido.

• Dentro de los Linfomas No Hodgkin hay distintos tipos, los más comunes son: linfomas de células B, linfomas linfoblásticos y los linfomas anaplásicos de células grandes.

Por lo general los linfomas se identifican porque los pacientes o los familiares notan alguno de los siguientes síntomas.

• Fatiga o cansancio extremo

• Fiebre mayor a 38° centígrados

• Sudoración nocturna excesiva

• Dificultad para respirar

• Sonidos al respirar, como si hubiera un pito en el pecho

• Inflamaciones en la cabeza o el cuello, sin dolor

• Dificultades para pasar la comida

• Inflamación de los ganglios linfáticos, sin dolor

• Disminución del peso.

Más información

Complicaciones del embarazo, parto o puerperio

Más información

Infecciones de transmisión sexual y otras infecciones del tracto genital

L as infecciones son el resultado de la entrada al cuerpo de microorganismos como bacterias, virus, parásitos u hongos, que pueden causar enfermedades o molestias en las personas que las tienen; por lo general se transmiten de una persona a otra, pero en otros casos las produce el mismo cuerpo. Lo más importante es aprender a identificar los síntomas y asistir al servicio médico LO MÁS PRONTO POSIBLE si siente alguna molestia que pueda afectar su salud que pueda estar relacionada con una infección.

Más información

Síndrome Coronario Agudo

El Síndrome Coronario Agudo SCA, comúnmente conocido como infarto o ataque cardíaco, agrupa un conjunto de enfermedades que afectan al corazón cuando no hay suficiente flujo sanguíneo debido a obstrucciones en una de las arterias coronarias. Los músculos cardiacos dependen de la irrigación de sangre oxigenada recibida por las arterias para contraerse y relajarse asegurando el “bombeo” de sangre a todo el cuerpo. Cuando el canal de las arterias se estrecha (debido a acumulación de grasa u otras células) se produce la aterosclerosis. Cuando además, parte del tejido (trombo) que restringe el canal arterial se desprende taponando la arteria se produce un síndrome coronario agudo. Si la obstrucción es parcial se trata de isquemia o angina de pecho o síndrome coronario agudo sin elevación del ST; y si la obstrucción es total se produce el infarto o síndrome coronario agudo con elevación del ST. También pueden producirse infartos sin trombos, debido a traumatismos, infecciones, anomalías coronarias, o por el consumo de fármacos.

Más información

Cáncer mama

El cáncer de mama es el cáncer más común que se presenta entre las mujeres; sin embargo, también se presenta en menor número en hombres. En los últimos años, se han mejorado las técnicas de diagnóstico del cáncer de mama, que permiten detectarlo en etapas tempranas y así actuar de manera inmediata y efectiva en el tratamiento. El cáncer de mama es la proliferación anormal y desordenada de células mamarias malignas que conduce al crecimiento descontrolado de un tumor dentro de la mama, el cual posteriormente tiene la capacidad de invadir a otros órganos.

• Presencia de masas o bultos en los senos o en las axilas.

• Endurecimiento o hinchazón de una parte de las mamas.

• Enrojecimiento o descamación en el pezón o las mamas.

• Retracción (hundimiento) del pezón.

• Salida de secreción por el pezón, en periodos diferentes a la lactancia.

• Cualquier cambio en el tamaño o forma de las mamas.

• Dolor en cualquier parte de las mamas (Instituto Nacional de Cancerología E.S.E 2008, Preguntas y respuestas sobre el cáncer de mama. Serie Esperanza de Vida No. 2.)

El cáncer puede presentarse en algunas partes de la mama, como los lóbulos que producen la leche o en los conductos por donde se drena la leche. En los vasos sanguíneos y vasos linfáticos que transportan nutrientes y células de inmunidad a la mama, y eliminan sus desechos, pueden transportarse también células cancerígenas. Los ganglios linfáticos, que se encuentran en las axilas y encima de la clavícula, y son importantes para producir células de inmunidad, también pueden ser afectados por el cáncer.

Un paso muy importante en la detección temprana del cáncer de mama es la realización del autoexamen. Cada mujer puede hacerlo en su casa de forma regular y periódica, usualmente mensual. La realización regular del examen familiariza a la mujer con la consistencia usual de sus mamas y permitirá la detección de nódulos o masas de forma más sencilla; además, se alentará a acudir al médico. Se recomienda realizarlo aun desde la adolescencia, unos cinco a ocho días después del inicio del periodo menstrual, momento en el cual las mamas ya no están tan congestivas. La palpación de la mama debe cubrir toda la superficie de la glándula extendiéndose hasta la axila.

Más información

Cáncer de colon y recto

El cáncer que se desarrolla en el colon o en el recto, también conocido como cáncer “de colon y recto”, es una enfermedad en la cual crecen células malignas en los tejidos del colon o del recto, de forma desordenada, hasta formar una masa o tumor.

El cáncer de colon y recto se desarrolla lentamente y tarda mucho tiempo antes de extenderse lo suficiente como para causar síntomas. Estos dependen del tipo de tumor, así como de su localización y extensión (3-5). Dentro de los signos y síntomas se encuentran:

• Cambio en los hábitos de defecación (diarrea o estreñimiento).

• Sensación de que el intestino no se vacía por completo.

• Presencia de sangre en la materia fecal (de color rojo brillante o muy oscuro).

• Heces más delgadas que de costumbre.

• Dolores abdominales frecuentes por gas o cólicos.

• Tener la sensación de estar lleno constantemente o hinchazón del vientre.

• Masa en el abdomen que se puede tocar.

• Pérdida de peso sin razón conocida.

• Cansancio constante.

• Náuseas y vómitos.

• Anemia inexplicable. Si usted tiene cualquiera de estos síntomas, consulte a su médico. Los síntomas también pueden estar relacionados con alteraciones diferentes al cáncer; sin embargo, la única manera de conocer la causa es acudiendo a consulta con el médico.

El cáncer de colon y recto puede iniciar en cualquier área del intestino grueso. La mayoría de estos cánceres comienzan en las células de la mucosa del colon o delrecto, y se desarrollan más comúnmente a partir de pólipos. Los pólipos son un crecimiento de tejido no canceroso que se desarrolla dentro del intestino, habitualmente en el recto y en la porción más baja del colon (2,4). Los pólipos son más comunes en personas mayores de 50 años. Hay diferentes tipos de pólipos y algunos de estos se consideran de mayor riesgo para el desarrollo de cáncer de colon y recto (especialmente los pólipos de tipo adenomatoso). A mayor número y tamaño de pólipos adenomatosos, mayor probabilidad de que se conviertan en cáncer. Generalmente, las personas con pólipos no presentan síntomas durante muchos años, y en especial durante las etapas iniciales. Aunque si se presentan molestias como inflamación abdominal o cambios en los hábitos intestinales, por ejemplo estreñimiento o diarrea, la persona debe consultar a su médico. Al encontrar, extraer y analizar los pólipos, puede reducirse el riesgo de cáncer de colon y recto (4) . El cáncer de colon y recto crece de manera lenta y puede llegar a obstruir el intestino. También, puede extenderse por fuera del intestino a otras partes del cuerpo, lo que se conoce como metástasis; el hígado es el órgano que con mayor frecuencia se ve afectado por la metástasis de este tipo de cáncer.

Si usted presenta una prueba de tamización positiva o algunos de los síntomas anteriormente descritos, el médico especialista deberá realizar un examen físico e indagará sobre sus antecedentes médicos, personales y familiares. A usted se le realizarán pruebas que permitirán descartar o confirmar la presencia de cáncer de colon y recto. El diagnóstico del cáncer de colon y recto se realiza mediante la toma de una biopsia, que consiste en tomar una muestra de una parte del tejido del intestino que se sospecha está afectado por el cáncer. La biopsia debe ser analizada por un especialista en patología, quien determina si el tejido encontrado es cancerígeno o no.

Más información

Cáncer prostata

Cáncer es un nombre genérico que define la multiplicación no controlada por el organismo de células anormales, que partieron inicialmente de células normales y que al crecer conforman un tumor. Lo normal es que al reproducirse o dividirse las células sean idénticas a la célula original; cuando esto no ocurre podemos enfrentarnos a un cáncer. De acuerdo con su localización y tamaño, el cáncer puede producir alteraciones en las funciones de los órganos. Si estas células se salen del órgano donde se produjo el tumor (metástasis), puede además producir alteraciones generales en todo el organismo, como pérdida de peso, malestar general y sensación de cansancio. Con el pasar de los años es muy frecuente que aumente el tamaño de la próstata, como consecuencia de procesos benignos; esto se denomina hiperplasia prostática benigna, que no es una lesión cancerosa. Es una condición muy frecuente que se manifiesta por dificultades para orinar, las cuales pueden incluso llegar a una obstrucción total. Se presenta usualmente como una dificultad creciente para orinar, goteo, sensación de llenura vesical permanente y gran frecuencia urinaria.

El cáncer de próstata en sus fases iniciales no produce síntomas, estos suelen aparecer cuando se trata de una enfermedad avanzada. Los síntomas que enumeramos enseguida se pueden encontrar en algunos pacientes, pero no son exclusivos del cáncer de próstata; es decir, con frecuencia se asocian con otras enfermedades diferentes:

• Dificultad para orinar.

• Sangre en la orina.

• Sangre en el semen.

• Dolor al eyacular u orinar.

El cáncer de colon y recto puede iniciar en cualquier área del intestino grueso. La mayoría de estos cánceres comienzan en las células de la mucosa del colon o delrecto, y se desarrollan más comúnmente a partir de pólipos. Los pólipos son un crecimiento de tejido no canceroso que se desarrolla dentro del intestino, habitualmente en el recto y en la porción más baja del colon (2,4). Los pólipos son más comunes en personas mayores de 50 años. Hay diferentes tipos de pólipos y algunos de estos se consideran de mayor riesgo para el desarrollo de cáncer de colon y recto (especialmente los pólipos de tipo adenomatoso). A mayor número y tamaño de pólipos adenomatosos, mayor probabilidad de que se conviertan en cáncer. Generalmente, las personas con pólipos no presentan síntomas durante muchos años, y en especial durante las etapas iniciales. Aunque si se presentan molestias como inflamación abdominal o cambios en los hábitos intestinales, por ejemplo estreñimiento o diarrea, la persona debe consultar a su médico. Al encontrar, extraer y analizar los pólipos, puede reducirse el riesgo de cáncer de colon y recto (4) . El cáncer de colon y recto crece de manera lenta y puede llegar a obstruir el intestino. También, puede extenderse por fuera del intestino a otras partes del cuerpo, lo que se conoce como metástasis; el hígado es el órgano que con mayor frecuencia se ve afectado por la metástasis de este tipo de cáncer.

El diagnóstico del cáncer de próstata se realiza por medio de una biopsia. Dicho examen puede estar recomendado cuando hay alteraciones en el tacto rectal o en el antígeno prostático (PSA). En Colombia, se recomienda ofrecer a los pacientes mayores de 50 años que consultan al médico los exámenes para la detección del cáncer de próstata (antígeno prostático y tacto rectal), incluso si acuden a consulta por otras causas. Este examen se puede realizar anualmente.

Más información

Episodio depresivo o trastorno depresivo recurrente

Estar deprimido no es estar loco. Es un síndrome o agrupación de síntomas como tristeza, decaimiento, irritabilidad, desesperanza, malestar y dificultad para lidiar con las obligaciones del día a día, los cuales suelen acompañarse de otros síntomas físicos que provocan malestar y afectan el funcionamiento mental y dificultan el desarrollo de la vida cotidiana. La depresión es un factor de riesgo para sufrir otras enfermedades médicas, o bien empeora los desenlaces de pacientes que ya sufren otras enfermedades, al hacer que su pronóstico sea menos favorable. El riesgo y la complicación más temida de la depresión es la muerte por suicidio.

Algunas personas tienen un único episodio de depresión en la vida; sin embargo, cerca de la mitad de las personas que han tenido un episodio depresivo pueden volver a presentar otro más. La duración de cada episodio depresivo es variable, aunque una gran proporción suelen mejorar sin tratamiento al cabo de 4 o 6 meses; en algunos casos los síntomas pueden persistir durante más tiempo. La depresión que persiste por 2 o más años se denomina depresión crónica. Existen diferentes tipos de depresión, que su médico debe diagnosticar. La gravedad de la depresión es variable, y se clasifica en leve, moderada y grave.

Depresión leve:

Un enfermo con un episodio depresivo leve presenta un número pequeño de síntomas de depresión, y tiene una leve dificultad para llevar a cabo su actividad laboral y social.

Depresión moderada:

Una persona en la categoría de depresión moderada tiene dificultades importantes para realizar su trabajo usual, así como sus actividades escolares, domésticas o sociales, debido a los síntomas de depresión.

Depresión grave:

Durante un episodio depresivo grave el enfermo suele presentar una considerable angustia o agitación. Es probable que la pérdida de la autoestima y los sentimientos de inutilidad o de culpa sean importantes, y el riesgo de suicidio es considerable en estos casos. El paciente suele tener una escasa capacidad para continuar con su actividad laboral, social o doméstica. Suele presentar síntomas físicos (dolor de cabeza, de espalda, entre otros) asociados a la depresión.

Los síntomas principales son:

• Ánimo bajo, tristeza o sentimientos de desesperanza.

• Pérdida de interés en las actividades que consideraba placenteras, o sentir escaso agrado al realizarlas la mayor parte de los días durante las últimas 2 semanas

Otros síntomas que se presentan a menudo son:

• Irritabilidad (alterarse fácilmente).

• Deseos de llorar sin motivo aparente.

• Pérdida de energía, disminución de la vitalidad que lleva a una reducción del propio nivel de actividad y a un cansancio exagerado.

• Insomnio o somnolencia.

• Cambios en el apetito o variaciones en el peso corporal.

• Dificultad para concentrarse o problemas de memoria.

• Ideas de culpa o de ser inútil.

• Pensamientos negativos, excesivas críticas hacia uno mismo.

• Deseos de muerte y actos suicidas o autoagresiones.

• Pérdida del deseo sexual.

Diferentes sucesos pueden actuar como desencadenantes de la depresión, pero algunas veces la depresión aparece sin una causa aparente. Algunas personas se encuentran en mayor riesgo de presentar depresión:

• Personas con historia previa de depresión.

• Personas con historia familiar de depresión.

• Personas que tienen problemas psicosociales como separación conyugal, desempleo, fallecimiento de seres queridos, soledad, problemas en las relaciones interpersonales o consumo de alcohol o de sustancias psicoactivas.

• Personas con enfermedades médicas crónicas; especialmente, cuando hay compromiso de la funcionalidad (enfermedad cardiovascular, diabetes, enfermedades que involucran dolor crónico y trastornos neurológicos).

• Personas que presenten otros trastornos mentales.

• Personas que atraviesan por épocas de cambios hormonales (embarazo o menopausia).

El diagnóstico del cáncer de próstata se realiza por medio de una biopsia. Dicho examen puede estar recomendado cuando hay alteraciones en el tacto rectal o en el antígeno prostático (PSA). En Colombia, se recomienda ofrecer a los pacientes mayores de 50 años que consultan al médico los exámenes para la detección del cáncer de próstata (antígeno prostático y tacto rectal), incluso si acuden a consulta por otras causas. Este examen se puede realizar anualmente.

Más información

Abuso o dependencia del alcohol

Más información

Alteraciones del crecimiento en niños

Más información

Artritis idiopática juvenil

Síntomas : Una vez estés en tu consulta médica no olvides informar.

  • Hinchazón o agrandamiento de una o varias articulaciones del cuerpo.
  • Dolor articular que empeore con el reposo.
  • Limitación de los movimientos, o sensación de rigidez en el cuerpo.
  • Sensación de calor en las articulaciones.
  • Duración de los síntomas o molestias mayor a 6 semanas desde el inicio.
  • Fiebre acompañada de brote en la piel y pérdida de peso.
Más información

Artritis reumatoide

La Artritis Reumatoide es una enfermedad articular autoinmune, inflamatoria y crónica. Y… Como ya sabe las características de estas dos palabras, ahora si entremos en materia… Aunque la artritis reumatoide tiene una gran relación con las articulaciones y nuestra creencia cultural nos lleva a pensar en las personas que probablemente hemos visto con las manos diferentes y que manifiestan gran dolor en las articulaciones, es FUNDAMENTAL que esta enfermedad no hace referencia únicamente a la inflamación de las articulaciones, sino que involucra otros tejidos y estructuras del cuerpo, en algunos casos particulares puede afectar órganos lejanos a la unión de dos o más huesos.

Recuerde que todos los cuerpos son diferentes, sin embargo, usted debe estar atento si presenta:

  • Hinchazón o agrandamiento de algunas de las articulaciones del cuerpo, por lo general de las manos, muñecas o dedos.
  • Sensación de dolor en el cuerpo, especialmente en las articulaciones, que se puede incrementar ante el tacto, es decir, si alguien o usted las toca.
  • Duración de los síntomas o molestias mayor a 6 semanas desde el inicio. Es frecuente que los cambios en las enfermedades autoinmunes sean de aparición lenta, y no se noten de un momento a otro.
Más información

Displidemias

La Artritis Reumatoide es una enfermedad articular autoinmune, inflamatoria y crónica. Y… Como ya sabe las características de estas dos palabras, ahora si entremos en materia… Aunque la artritis reumatoide tiene una gran relación con las articulaciones y nuestra creencia cultural nos lleva a pensar en las personas que probablemente hemos visto con las manos diferentes y que manifiestan gran dolor en las articulaciones, es FUNDAMENTAL que esta enfermedad no hace referencia únicamente a la inflamación de las articulaciones, sino que involucra otros tejidos y estructuras del cuerpo, en algunos casos particulares puede afectar órganos lejanos a la unión de dos o más huesos.

La obesidad, la falta de ejercicio y una dieta con muchas grasas y colesterol, y con pocas frutas, legumbres y alimentos fibrosos, puede contribuir al desarrollo de la dislipidemia. También puede ocurrir por otras razones, como enfermedades genéticas, hormonales o debido a ciertos medicamentos.

La dislipidemia generalmente no tiene síntomas; ocasionalmente se presenta dolor de cabeza y sensación de mareo. El diagnóstico se determina por medio de un examen de sangre sencillo que mide los niveles de colesterol y los triglicéridos, denominado perfil lipídico.

Más información

Esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental del grupo de los trastornos psicóticos, que cursa con alteraciones en el pensamiento, percepción, afecto y comportamiento. Su frecuencia en la población es del 1%, esto quiere decir que de cada 100 personas, 1 tendrá esquizofrenia. Se presenta igual en hombres y mujeres, no tiene ninguna relación con clases sociales y su inicio generalmente es en adultos jóvenes, aunque puede diagnosticarse a cualquier edad. Es una condición de salud crónica (para toda la vida), generalmente se manifiesta por periodos que alternan crisis o exacerbaciones de los síntomas, seguidos de un periodo asintomático o de remisión.

La esquizofrenia pertenece al grupo de trastornos psicóticos. Este término comprende un grupo de síntomas positivos (más productivos, como las alucinaciones y los delirios) y otros negativos (como el apagamiento y el afecto aplanado) que se describirán a continuación:

• Alucinaciones: alteraciones en la percepción, en las cuales se oyen voces o se ven o sienten cosas que no existen y que los demás no pueden percibir.

• Ideas delirantes: creencias que no están acordes con la realidad, que son falsas, pero se creen como verdaderas y reales, a pesar de que no son compartidas con nadie más.

• Lenguaje disgregado o incoherente: en ocasiones, se comunica de forma desorganizada o incomprensible para otros.

• Cambios en el comportamiento: los síntomas mencionados previamente pueden generar incomodidad al sentirse rodeado de muchas personas, lo que puede llevar al aislamiento; también puede generar conductas agresivas o desorganizadas.

• Síntomas negativos: puede haber dificultades para expresar su afecto, por lo que se evidenciará un afecto aplanado, o puede presentarse falta de motivación o energía para practicar actividades, continuar con hábitos como cuidar de sí mismo o intereses que existían previamente.

• Cambios en las emociones: se pueden presentar sensaciones de miedo, irritabilidad, ansiedad o tristeza, relacionados generalmente con la presencia de los otros síntomas ya mencionados.

Más información

Trauma craneoencefálico severo

Cuando un golpe en la cabeza causa un impacto en el cerebro se conoce como trauma craneoencefálico. Los síntomas pueden aparecer en las primeras horas y pueden llevar a complicaciones graves que requieren tratamiento inmediato. Las principales complicaciones son sangrado dentro del cráneo o inflamación en el cerebro. El riesgo de sufrir un TCE es igual para hombres y mujeres en eventos de accidentes de tránsito y/ó violencia interpersonal, pero en escenarios especiales como campos de conflicto bélico y en escenarios de accidentes laborales industriales, predomina generalmente en hombres.

Más información

Cancer de piel

El Cáncer de la piel se origina primordialmente de las células de la epidermis, es decir de la capa más superficial de la piel. Como explicamos arriba, es una enfermedad en donde estas células se dividen sin ningún control y sin ningún freno. Al comienzo de la enfermedad estas células se localizan únicamente en la epidermis y el cáncer se denomina carcinoma in situ. A medida que transcurre el tiempo, estas células malignas que están en continuo crecimiento invaden la dermis, la grasa y continúan su trayectoria destructiva hacia los músculos y los huesos, en este momento al cáncer se le denomina invasor

El sol es la fuente de la vida. Gracias al sol las plantas pueden crecer y hacer de nuestro planeta un sitio lindo y apto para vivir. Los árboles no solo nos dan sombra, sino que además producen el oxígeno que respiramos los humanos y los animales. A su vez, los humanos y los animales nos alimentamos de las plantas, integrando parte del ciclo de la vida. Desde otra perspectiva, sabemos que el sol es la estrella más cercana a la tierra. Su luz radiante está conformada por diferentes tipos de radiación, como la luz visible, los rayos infrarrojos y los rayos ultravioleta, entre otros. La luz visible nos permite ver y la radiación infrarroja nos da la sensación de calor.

La radiación ultravioleta (UV) es de tres tipos: la primera es la radiación UVC, que es filtrada por la atmosfera y afortunadamente no alcanza a llegar hasta nosotros. Los otros dos tipos de radiación, son la UVA y la UVB, que alcanzan a llegar a la superficie de la tierra, estos rayos pueden quemar la piel, dañarla y por lo tanto tienen la capacidad de producir cáncer de piel. Entonces, por su capacidad de dañar la piel la radiación proveniente del sol es la principal causa del cáncer de piel y por lo tanto debemos tener ciertas precauciones al exponernos a sus rayos.

El diagnóstico lo realiza un médico mediante el examen de las lesiones durante la consulta.

Más información

Leucemia linfoide y meloide

Las leucemias son un tipo de cáncer que se produce en las células de la sangre y la médula ósea. Si el cáncer se forma a partir de células que normalmente se convierten en linfocitos, entonces la leucemia es linfoide y puede ser aguda o crónica (LLA y LLC). Si, por el contrario, se forma a partir de células que normalmente se convierten en glóbulos rojos, plaquetas u otros tipos de glóbulos blancos, entonces la leucemia es mieloide (LMA y LMC). Las leucemias agudas (LLA y LMA) son enfermedades que se desarrollan rápidamente y la mayoría de las veces afectan a células que no se han terminado de formar. Cuando la célula de la médula ósea es afectada, se convierte en una célula leucémica o “blasto leucémico”, que no es capaz de cumplir sus funciones normales, pero sobrevive mejor e impide la producción de células normales. Por esta razón, en las leucemias agudas, generalmente la cantidad de células sanguíneas sanas es menor de lo normal.

Las leucemias se clasifican según dos factores: el primer factor es el tipo de células de la médula ósea que están afectadas (mieloide o linfoide) y el segundo, según la rapidez con que crece o se manifiesta la leucemia (aguda o crónica).

  • Leucemia mieloide aguda (LMA)
  • Leucemia mieloide crónica (LMC)
  • Leucemia linfoide aguda (LLA)
  • Leucemia linfoide crónica (LLC)

Los síntomas (cosas que siente el paciente) y los signos (cosas que detecta el médico) dependen del tipo de leucemia, sobre todo si es crónica o aguda, y de qué tan avanzada esté la enfermedad. Por lo general, las crónicas no presentan muchos síntomas. Dentro de los signos y síntomas que puede tener un paciente con leucemia, se encuentran:

•Palidez a causa de la anemia.

•Debilidad, cansancio intenso, fatiga o falta de energía.

•Moretones sin motivo aparente o debidos a una lesión menor.

•Aparición en la piel de puntos rojos del tamaño de una cabeza de

•Sangrado nasal y en las encías frecuentemente.

•Sangrado prolongado por cortaduras leves.

•Fiebre leve.

•Sudoración en la noche.

•Disminución de peso en poco tiempo.

•Encías inflamadas.

•Pérdida de apetito y pérdida de peso en poco tiempo.

•Dolor de cabeza, huesos o articulaciones.

•Inflamación en los lados derecho e izquierdo del abdomen (aumento del tamaño del bazo y del hígado).

•Infecciones recurrentes (que siguen reapareciendo).

Las razones por las cuales se producen las leucemias no son del todo claras. No obstante, se conocen algunos factores que pueden favorecer en algunos casos la aparición de leucemia. Dentro de estos factores se encuentran:

•Haber estado expuesto a altas dosis de radiación.

•Haber recibido radioterapia o algunos tipos de quimioterapia para el tratamiento de otros tipos de cáncer, aunque este caso es muy raro.

•Haber estado expuesto mucho tiempo al químico llamado “benceno”, que es una sustancia utilizada en algunos procesos industriales.

•En el caso específico de leucemia mieloide aguda (LMA):

-Tener alguna enfermedad genética como la anemia de Fanconi, el síndrome de Shwachman, el síndrome de Diamond-Blackfan y el síndrome de Down.

-Haber sufrido de otros tipos de cáncer, como la policitemia vera, la mielofibrosis primaria, la trombocitemia esencial y los síndromes mielodisplásicos.

El diagnóstico de las leucemias involucra una serie de procedimientos en los que intervienen paso a paso diferentes especialistas y profesionales de la salud. A continuación se describen, de manera general, los procedimientos más usados. Sin embargo, dependiendo del tipo de leucemia, es posible que el proceso de diagnóstico varíe un poco, por lo que se recomienda que antes de realizar cualquier examen, el paciente pregunte qué tipo de riesgos tiene y qué preparación necesita. La gran mayoría de los diagnósticos de leucemia linfoblástica (LL) – también conocida como linfocítica o linfoide– se llevan a cabo en pacientes que acuden a los servicios de salud, ya sea por la presencia de uno o varios de los síntomas descritos en el capítulo anterior o por la realización de exámenes de sangre realizados por razones diferentes a una sospecha clara de cáncer.

Más información

Linfomas Hodgkin y no Hodgkin

El linfoma es el cáncer que se origina cuando fallan y cambian las células llamadas linfocitos, que se producen en los ganglios linfáticos. Estos se tornan duros, pero no duelen al tocarlos.

Los linfomas comienzan cuando un linfocito se vuelve anormal. Existen dos grandes tipos de linfomas: los Hodgkin y los no Hodgkin, y que difieren principalmente en las edades de aparición, en cómo se extienden y en la respuesta que tienen al tratamiento. El linfoma de Hodgkin debe su nombre a su descubridor, el doctor Thomas Hodgkin. Se diferencia de los otros tipos de linfoma por la presencia de un tipo de célula llamada célula de Reed-Sternberg, nombrada así por el científico que la identificó por primera vez y que generalmente es un tipo de linfocito B. Los linfomas que no son como los Hodgkin se llaman linfomas no Hodgkin. Existen muchos subtipos y es necesario analizar las células al microscopio y muchas veces hacer otros análisis de laboratorio, para determinar cuál es el tipo de linfoma que tiene una persona.

Tanto los síntomas que siente el paciente como los signos o señales que detecta el médico dependen de la localización del linfoma. El síntoma más común es la presencia de un ganglio linfático agrandado que se siente como una bolita que generalmente no duele y puede estar ubicada en el cuello, el pecho, la axila, el abdomen o la ingle.

•Ganglio linfático agrandado

•Tos y dificultad para respirar

•Fiebre •Cansancio

•Sudoración en las noches

•Pérdida del apetito

•Disminución de peso en poco tiempo

•Sarpullido o aparición de pequeños puntos rojos en la piel

•Dolor en los ganglios linfáticos después de tomar alcohol

La mayoría de casos no tienen una causa conocida, pero algunas veces la presencia de algunos factores de riesgo puede ayudar a que aparezca la enfermedad. Estos factores de riesgo son:

•Tratamiento previo con quimioterapia o radioterapia.

•Haber tenido una enfermedad llamada mononucleosis.

•Estar infectado con un virus llamado virus linfotrópico de células T humanas (HTLV).

•Estar infectado con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

•Existen casos en los que hay mayor riesgo cuando hay hermanos o padres que tengan un linfoma, pero esto normalmente no ocurre.

En la actualidad no existe una prueba confiable que permita detectar un linfoma en personas que no presenten síntomas. Por tal razón, la gran mayoría de los diagnósticos de esta enfermedad se realizan en pacientes que acuden a los servicios de salud motivados por la presencia de uno o varios de los síntomas descritos en la tabla anterior. Procurar una detección temprana del linfoma solo es posible en la medida en que el paciente preste atención inmediata a las señales y los síntomas relacionados, lo cual a su vez en caso de que el diagnóstico sea confirmado, ofrecerá mayores y mejores posibilidades de tratamiento.

Más información

Cancer de pulmón

El cáncer es una enfermedad que se caracteriza porque algunas células del cuerpo cambian su forma y se comienzan a reproducir de forma desordenada y sin control. Las células son la parte viva más pequeña del cuerpo y su agrupación en grandes cantidades son las que conforman todos los órganos y sistemas del organismo, las células tiene proceso de crecimiento, de reproducción, de envejecimiento y de muerte; cuando se presenta un error en este proceso, surgen células diferentes que se comienzan a reproducir de forma desordenada y sin control, formando masas que se conocen como tumores.

Existen principalmente dos tipos de cáncer de pulmón, estos son:

Cáncer pulmonar de células pequeñas: Se denomina también cáncer en células pequeñas y se desarrolla en las células pequeñas de los pulmones, es menos común que el cáncer de pulmón de células no pequeñas pero su crecimiento y desarrollo es más rápido.

Cáncer pulmonar de células no pequeñas: Este es el tipo de cáncer pulmonar más común, su desarrollo es más lento que en el caso del cáncer de células pequeñas. Para este cáncer se encuentran algunas formas: primero encontramos los adenocarcinomas que se encuentran generalmente ubicados en las partes externas del pulmón, los carcinomas escamocelulares, generalmente ubicados el centro del pulmón cerca al bronquio y los carcinomas de células grandes que pueden aparecer en cualquier parte del pulmón y los cuales crecen y se desarrollan más rápido que los adenocarcinomas y los carcinomas escamocelulares.

Aproximadamente la cuarta parte de los pacientes con cáncer de pulmón son asintomáticos y se encuentran en un estado menos avanzado. En contraste, la mayoría de los pacientes que presentan síntomas y signos son aquellos en estadios más avanzados. Los pacientes con lesiones únicas por lo general son asintomáticos, mientras que pacientes con lesiones pulmonares grandes son más propensos a tener síntomas como tos, disnea, dolor torácico y hemoptisis.

Existen diferentes pruebas que el médico puede ordenar para mirar en que etapa o estadio se encuentra el cáncer de pulmón. Estas pruebas están relacionadas con el análisis de imágenes y análisis en la toma de muestras de tejidos para estudio.

Más información

Distrofia muscular

La capacidad para hacer movimientos depende en parte, del buen funcionamiento de los músculos del cuerpo. Las distrofias musculares son un grupo de enfermedades de origen genético, es decir transmitidas de padres a hijos, que producen debilidad y reducción del tamaño del músculo (atrofia) y cambio de las células sanas del músculo por otras que las reemplazan.

En un paciente con distrofia muscular, los síntomas y los hallazgos en el examen físico pueden llegar a sugerir la enfermedad pero siempre debe continuarse el estudio diagnóstico de la enfermedad con exámenes de laboratorio. Inicialmente se sugiere medir en la sangre, una enzima conocida como CPK o creatina fosfoquinasa -que se produce por la destrucción del musculo- pues la medición de sus niveles ayudan a diferenciar las distrofias de otras enfermedades que tienen características clínicas similares y permite incluso diferenciar entre los tipos de distrofia muscular, puesto que en distrofias como la de Duchenne es donde se obtienen los valores más elevados de esta enzima. Los rangos de CPK para distrofia muscular de Duchenne/Becker se encuentran entre 185–36.000 UI (unidades internacionales), con un promedio en los diferentes de 10306.7± 6658.5, y con tendencia a tener valores más elevados para Duchenne.

Más información

Fibrosis quística

La Fibrosis Quís2ca (FQ) es una enfermedad hereditaria, que afecta principalmente los pulmones y el sistema diges2vo desde el nacimiento. Cuando un individuo presenta dos mutaciones de la enfermedad, se ve afectada una proteína llamada la proteína CFTR (proteína de regulación de trasmembrana de la FQ, por sus siglas en Inglés) lo que altera las secreciones de las principales glándulas secretoras del organismo.

Al momento de la concepción (antes del nacimiento). No obstante, puede pasar algún 2empo antes de que se presenten los síntomas de la FQ. El inicio de las manifestaciones de FQ, varía de una persona a otra. En La mayoría de los casos, el diagnos2co se hace cuando empiezan a presentarse los síntomas durante los 3 primeros años de vida. Alguien con FQ puede no tener todos estos síntomas y pueden variar de acuerdo a la edad del paciente. Estas son las principales manifestaciones:

  • Tos crónica con expectoración
  • Obstrucción bronquial, silbidos crónicos, hervidera de pecho que no mejora
  • Neumonías recurrentes
  • Enfermedad pulmonar crónica
  • Sinusitis crónica
  • Pruebas de función pulmonar con hallazgo de enfermedad pulmonar obstructiva
  • Hallazgo en esputo de gérmenes comúnmente encontrados en FQ
  • Alteraciones persistentes en los rayos X de tórax.
  • Hipocra2smo digital
Más información

Neumonía y Bronquiolitis

La infección respiratoria es la enfermedad más común en los niños, puede ocurrir en cualquier parte del aparato respiratorio: nariz, garganta, laringe, tráquea, bronquios o pulmones. Un niño con tos o dificultad respiratoria tal vez padezca bronquiolitis, neumonía u otra infección respiratoria aguda. En su mayoría, los niños con tos o dificultad respiratoria solo padecen una infección leve, no necesitan tratamiento con medicamentos y sus familias pueden tratarlos en la casa.

• Dificultad para respirar o respiración rápida. Cualquier forma anormal de respiración debe ser atendida. Las madres la describen de distintas formas como “entrecortada”, “cansada”, “agitada”, “ruidosa” o “rápida”. La madre la distingue porque es más rápida o simplemente diferente de la normal.

• Tiraje o hundimiento debajo de las costillas. Para identificarlo debe observarse al niño acostado boca arriba y con el pecho y el abdomen descubiertos, buscando algún hundimiento bajo las costillas. Si el niño necesita hacer un esfuerzo mucho mayor del normal para respirar significa que tiene tiraje.

• Ruidos raros al respirar. Existen ruidos respiratorios que se escuchan a distancia y se producen cuando hay inflamación de las vías respiratorias o cuando hay gran cantidad de moco en los pulmones, y pueden indicar una enfermedad grave, como la neumonía. Para identificarlos acerque el oído a la boca y nariz del niño.

• Cualquier signo general de peligro, aún si los anteriores no estén presentes. Si el niño no puede beber ni tomar la leche materna, si vomita todo, ha tenido convulsiones, o está letárgico o inconsciente, significa que su estado es muy grave y debe recibir atención médica.

Más información

Tos ferina

La tos ferina es una enfermedad respiratoria causada por una bacteria (B. pertussis) que se transmite a través de gotas producidas al toser o al estornudar y por contacto con las secreciones respiratorias (mocos) de una persona infectada. La bacteria entra al organismo a través de la respiración y se adhiere a las vías respiratorias, desde donde libera toxinas que producen los síntomas de la enfermedad. La tos ferina es muy contagiosa y afecta a casi todos los susceptibles expuestos (del 80% al 100%). Es más contagiosa durante la fase temprana (catarral) y llega a sus niveles más bajos de infectividad hacia la tercera semana si no se recibe tratamiento antibiótico, o en cinco días si se reciben antibióticos. Los síntomas aparecen entre 4 y 21 días después del contacto con un enfermo. La tos ferina puede ocurrir a cualquier edad (incluso, durante la primera semana de vida), pero se reconoce más fácilmente en menores de 5 años de edad. En niños mayores y en adultos, la enfermedad es más leve y se confunde con otras causas de tos, como un resfriado común. La protección producida por la vacuna disminuye con el tiempo, lo que explica la enfermedad en adolescentes y adultos, quienes, a su vez, pueden transmitirla a niños susceptibles.

La tosferina tiene tres fases: catarral, paroxística (de ataques) y de convalecencia (recuperación). Cada una tiene una duración aproximada de dos semanas, la cual varía dependiendo de la edad del paciente y de su estado de inmunización. Este cuadro típico con las tres fases es más común en niños entre los tres meses y los 5 años, y puede no verse en el recién nacido o en los menores de tres meses, así como en los niños mayores de 5 años y en los adolescentes. Durante la fase catarral hay mocos, estornudos, fiebre baja y tos ocasional, lo que a menudo se confunde con un resfriado (gripa). Después de una a dos semanas, la tos se vuelve más constante e intensa, lo cual da paso a la fase paroxística, en la que se presentan episodios de tos rápida, en ataques que se repiten; los ataques aumentan en el curso de una semana, permanecen al mismo nivel por dos o tres semanas, y luego empiezan a disminuir. Al final del ataque de tos, el paciente hace un largo esfuerzo para tomar aire, que a veces se acompaña de un chillido (estridor)1 . Durante el ataque, en medio del cual el enfermo, en ocasiones, se pone morado, hay dificultad para respirar, y el sujeto luce muy enfermo; después del episodio, es común el vómito. Estos ataques son precipitados por el llanto, la alimentación, e, incluso, por escuchar a otra persona toser. Entre los ataques los pacientes no parecen enfermos. La fase paroxística puede durar entre una y seis semanas, pero puede extenderse hasta diez semanas. Durante la fase de convalecencia se presenta una recuperación gradual, con disminución de los ataques de tos.

Para confirmar la presencia de tos ferina cuando se sospecha la enfermedad se ha propuesto usar algunas pruebas “indirectas” (el recuento de células blancas de la sangre y la radiografía de tórax), y otras más específicas, para determinar si la bacteria infectó al paciente.

Más información

Cancer cuello uterino

Se ha comprobado que las lesiones precancerosas y el cáncer del cuello uterino están directamente relacionados con infecciones por VPH. El Virus del Papiloma Humano es un grupo de virus que puede causar infección en los genitales (incluyendo el cuello uterino), la boca, el ano y la garganta (4). Algunos de estos virus producen verrugas en las zonas afectadas y se conocen como de bajo riesgo, y otros como el VPH 16 y el VPH 18 se consideran de alto riesgo para producir cáncer. El VPH es una infección muy común, la mayoría de mujeres que ha iniciado su vida sexual, ha contraído el virus en algún momento de su vida, pues este virus se transmite mediante el contacto sexual, no solo con la penetración, también en el intercambio de caricias y besos. En el hombre, el virus que se aloja en su aparato reproductor no es tan fácil detectarlo, pues en él no produce cambios o alteraciones, es decir, el hombre porta el virus y puede transmitirlo, pero no desarrolla la infección. En la mujer, el virus que se aloja en la zona de transformación del cuello uterino, produce una infección que en la mayoría de los casos se resuelve por sí sola, pero en otros permanece, generando una serie de cambios celulares que con el tiempo pueden convertirse en cáncer

Corresponde al desarrollo de una serie de actividades dirigidas a identificar de manera precoz nuevos casos de una enfermedad, con el fin de brindar un tratamiento oportuno, que otorgue una mayor probabilidad de curación y de esta manera disminuir los casos de mortalidad. La tamización es un mecanismo de detección temprana que consiste en la aplicación de pruebas diagnósticas a un grupo de personas sanas, con factores de riesgo en común para el padecimiento de una enfermedad.

Más información

Ambliopía

Conocido como “ojo perezoso”, es un déficit en la visión de uno o ambos ojos aún sin que exista un daño estructural de estos. Ocurre cuando uno o ambos ojos envían una imagen borrosa al cerebro, lo que impide que se desarrolle la visión normal. Un ojo ambliope es incapaz de ver bien aun usando gafas o lentes. La ambliopía se desarrolla en los primeros años de vida, cuando el cerebro está “aprendiendo a ver”; si se trata oportunamente se puede mejorar. Después de cierta edad la visión no se logrará mejorar completamente y esto va a causar un déficit significativo y permanente para la visión del niño.

Si el niño se cae con frecuencia, si tiene enrojecimiento de los ojos durante las actividades de visión cercana (leer, uso del computador y tabletas), frote ocular constante, problemas escolares o dolores de cabeza, su hijo puede estar teniendo un problema visual por lo cual debe acudir de manera inmediata a una valoración por un profesional de la salud visual y ocular.

Para el diagnóstico, el profesional de la salud visual y ocular debe realizar un examen de la visión con la pupila dilatada y realizar un examen de las estructuras del ojo. Todas las escuelas y jardines infantiles deben exigir a todos sus estudiantes un certificado que demuestre que el niño tiene buena visión para realizar sus labores escolares.

Más información

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional es una alteración en el metabolismo de la glucosa que se produce cuando el cuerpo de una mujer en embarazo no puede producir suficiente insulina. Entre el 2 y el 10 % de las mujeres embarazadas presenta diabetes gestacional. Es importante diagnosticar y tratar a tiempo la diabetes gestacional, dado que tiene diversas consecuencias en la mujer embarazada y en el recién nacido. Adicionalmente puede llevar a que la mujer desarrolle diabetes mellitus tipo 2 durante el resto de la vida.

Al inicio del embarazo, la mujer debe hacerse un examen de glucemia en ayunas, con el fin de detectar si presenta diabetes. Posteriormente, en el segundo trimestre de embarazo (a partir de la semana 24), se le realizará un examen llamado prueba de tolerancia oral a la glucosa. Este examen consiste en tomar una muestra de sangre en ayunas; luego la mujer toma una bebida con 75 gramos de glucosa y se extraen dos muestras de sangre, una a la hora y otra a las dos horas. Si uno o más valores de medición de glucosa se encuentran alterados, se considerará el diagnóstico de diabetes gestacional.

Más información

Obesidad

Se llama obesidad a todo incremento del peso del cuerpo debido a un aumento de la grasa, que puede causar cambios en el estado de salud de las personas.

Más información

Falla cardiaca

Con el tiempo, el corazón se agranda para compensar el mayor esfuerzo requerido, pero como resultado de esto, llega un momento en que el músculo cardíaco está demasiado elongado y la cavidad dilatada, con paredes muy delgadas que impiden bombear la sangre bien. (Ver figura 1b). Tal circunstancia provoca que el oxígeno necesario no llegue a algunas partes del cuerpo y que la sangre que no está siendo bombeada adecuadamente se represe, congestionando e hinchando el cuerpo.

• Falla cardíaca aguda: Es la insuficiencia cardíaca de aparición súbita o de inicio rápido, que cursa con falta de oxígeno en todos los tejidos del organismo y acumulación de líquido en los pulmones y el resto del cuerpo; alterando la estabilidad de la persona. Requiere atención médica urgente.

• Falla cardíaca crónica: Síntomas de aparición gradual, que igual que en la falla cardíaca aguda, reflejan la dificultad del corazón para entregar la sangre con el oxígeno necesario a los tejidos.

• Falla cardíaca avanzada: Es una etapa de progresión de la enfermedad cuando no ha sido adecuadamente controlada. Existe una disfunción grave del corazón: entrega menos de la tercera parte (30%) de la sangre a los órganos y no se contrae, ni se relaja de manera adecuada.

Reconozca algunos síntomas que están relacionados con el inicio de falla cardíaca:

• Sensación de ahogo (asfixia) o falta de aire, cansancio o fatiga al hacer actividad física o esfuerzos. Cuando al caminar y subir escaleras siente dificultad respiratoria a una distancia cada vez menor de la que recorría con anterioridad, o cuando siente ahogo incluso al realizar sus actividades comunes de la vida diaria.

• Necesidad de usar más de una almohada, para evitar ahogarse al dormir o, dormir casi sentado, porque le es imposible acostarse del todo.

• Dificultad para respirar, ruidos respiratorios extraños o tos, que lo despiertan 1 a 3 horas luego de acostarse.

• Pies hinchados en la tarde o en la noche.

• Palpitaciones del corazón o dolor en el pecho.

• Venas del cuello aumentadas de tamaño.

• Piel fría y pálida.

• Necesidad de despertarse a orinar en las noches.

El corazón puede comenzar a fallar por dos causas fundamentales: alteración de su estructura o de su función. Las principales causas que pueden hacer que se desarrolle falla cardíaca son:

• Infarto cardíaco

• Hipertensión arterial no controlada

• Alteraciones del ritmo del corazón (arritmias)

• Enfermedades de las válvulas del corazón

• Infecciones en el corazón

• Enfermedades pulmonares crónicas que repercuten en el corazón (Ej. EPOC)

• Deficiencias nutricionales como anemia grave

• Malformaciones de las cavidades del corazón

Más información

Ataque cerebrovascular isquémico

El Ataque CerebroVascular es una situación inesperada, que se convierte en una emergencia de vida o muerte. Requiere de atención inmediata en un centro adecuado y cercano.

Es el resultado de una interrupción o disminución del oxígeno en el cerebro, por la presencia de un trombo que provoca una obstrucción o taponamiento de un vaso arterial. Esta falta de oxígeno produce la muerte de las células cerebrales o neuronas, lo que genera los cambios en las funciones normales del cuerpo y del pensamiento de los pacientes que presentan esta condición médica.

Más información

Amputaciones

La amputación es la eliminación de una parte del cuerpo lesionada o enferma. Se realiza con el objetivo de retirar el tejido afectado para reducir la morbilidad (enfermedad) o mortalidad que ésta pueda causar.

1. Trauma: Incluye el trauma derivado de accidentes de tránsito, accidentes laborales, agresión física y las lesiones por minas antipersonales y munición sin estallar (MUSE). En la amputación secundaria a trauma, el estado de los tejidos es el que define el nivel de amputación.

2. Diabetes Mellitus: Es una enfermedad en la que no se produce la suficiente cantidad de insulina para procesar el azúcar que ingresa al organismo, lo que desencadena múltiples complicaciones en varios órganos y sistemas, incluidos el sistema vascular y el sistema nervioso periférico, con la consecuente disminución en la sensibilidad y en la circulación en los pies (pie diabético), con riesgo de aparición de úlceras o heridas, que finalmente pueden requerir una amputación para controlar la infección, el dolor o prevenir complicaciones adicionales.

3. Enfermedad arterial periférica: Ocurre cuando existe un estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón, generalmente por arterioesclerosis o placas de grasa que se acumulan en las paredes de las arterias que llevan la sangre a los brazos y piernas. Esto produce estrechamiento y obstrucción que interrumpe el flujo de la sangre. Cuando la obstrucción es suficientemente grave, puede causar la muerte de los tejidos y en ocasiones es necesario la amputación de la extremidad.

4. Cáncer: El cáncer es un proceso patológico caracterizado por un crecimiento incontrolado y desordenado de células anormales. Puede afectar cualquier órgano o tejido. Los tumores malignos primarios de los huesos largos pueden ser una causa de amputación de miembro inferior.

5. Ausencia congénita: La deficiencia congénita, es decir desde el nacimiento, de una o varias extremidades puede ser causada por la mutación de un gen, la exposición a sustancias capaces de producir malformaciones en el embrión o por la presencia de bridas amnióticas (bandas fibrosas de saco amniótico) durante el embarazo que impiden el crecimiento normal de las extremidades.

La decisión de amputar depende de la causa de la lesión o la enfermedad de base, el estado del tejido enfermo, la respuesta a otras intervenciones o al tratamiento previo y el estado de salud del paciente. En la mayoría de los casos la decisión se toma luego de varios exámenes, que permiten definir la viabilidad del tejido enfermo y la condición de salud. Aunque en otros casos, como en el trauma grave, esto no es posible, pues es un procedimiento que se realiza de forma urgente para salvar la vida de la persona. Idealmente, la decisión se debe tomar entre un grupo multidisciplinario y teniendo en cuenta la opinión del paciente y su familia.

Más información